puntoacceso.es.

puntoacceso.es.

Alternativas a los puntos de acceso: repetidores, amplificadores y otros dispositivos

Introducción

En la actualidad, contar con una red inalámbrica estable y eficiente es fundamental, ya sea para uso doméstico o empresarial. Los puntos de acceso son la solución habitual para cubrir grandes espacios o múltiples plantas, pero en ocasiones pueden resultar insuficientes para garantizar una buena cobertura. Es ahí cuando entran en juego otros dispositivos como repetidores o amplificadores, que nos permiten extender la señal de nuestra red Wi-Fi. En este artículo exploraremos las diferentes alternativas que existen a los puntos de acceso, así como sus ventajas y desventajas.

Repetidores

Los repetidores son dispositivos que se encargan de recibir la señal Wi-Fi de nuestro router y enviarla nuevamente. Es decir, actúan como intermediarios entre nuestro dispositivo y el punto de acceso original, con el objetivo de ampliar la cobertura. Su instalación es sencilla, ya que solo es necesario conectar el repetidor a la red eléctrica y configurarlo mediante una app o a través de un navegador web. En general, resultan una buena alternativa para tener en cuenta si necesitamos extender la cobertura a una zona específica de nuestra casa o lugar de trabajo.

¿Cómo funcionan?

La forma de funcionamiento de los repetidores es relativamente sencilla. Básicamente, el dispositivo recibe la señal Wi-Fi de nuestro router y la retransmite a otro punto en el que se encuentre el repetidor. A partir de ahí, se inicia un nuevo ciclo en el que el repetidor envía una señal amplificada del dispositivo hacia el router principal.

Pros y contras de los repetidores

Pros:
  • Amplían la cobertura de la red fácilmente.
  • Son fáciles de configurar.
  • No requieren de una conexión por cable al router.
Contras:
  • Reducción de la velocidad: cuanto más lejos esté el repetidor del punto de acceso principal, menor será la velocidad de la conexión.
  • Posible interferencia: existen zonas en las que la señal puede interferir con otras redes o dispositivos, reduciendo la calidad de la conexión.

¿Qué repetidor elegir?

A la hora de elegir un repetidor, es importante tener en cuenta algunos factores como la velocidad que ofrece, el alcance que va a cubrir o su compatibilidad con nuestro router. Algunas marcas recomendadas son TP-Link, Netgear o ASUS.

Amplificadores

Los amplificadores son otro tipo de dispositivo que podemos utilizar para aumentar el alcance de nuestra red Wi-Fi. A diferencia de los repetidores, los amplificadores no requieren de una conexión inalámbrica para funcionar, sino que se conectan directamente al router a través de un cable Ethernet.

¿Cómo funcionan?

Los amplificadores se encargan de recibir la señal Wi-Fi del router principal y, gracias a su antena amplificadora, la refuerzan para enviarla a zonas en las que la señal es más débil. A diferencia de los repetidores, los amplificadores no necesitan establecer una nueva conexión Wi-Fi, lo que se traduce en una pérdida menor de velocidad.

Pros y contras de los amplificadores

Pros:
  • Mejoran significativamente el alcance de la red Wi-Fi.
  • No hay pérdida de velocidad: al no necesitar crear una nueva red Wi-Fi, la velocidad se mantiene estable.
  • Mayor estabilidad de la red: al trabajar con una conexión por cable, se evitan posibles problemas de interferencias o latencia.
Contras:
  • Requieren de una conexión por cable al router.
  • La instalación puede requerir ciertos conocimientos técnicos.

¿Qué amplificador elegir?

Si optamos por utilizar un amplificador, es importante elegir alguno que nos permita seguir aprovechando al máximo la velocidad de nuestra conexión. Marcas como Xiaomi, D-Link o TP-Link ofrecen diferentes opciones en el mercado.

Dispositivos PLC

Los dispositivos PLC (Powerline Communication) son otro tipo de alternativa que podemos utilizar para amplificar nuestra red Wi-Fi. Se trata de dispositivos que se conectan directamente a la red eléctrica de nuestra casa o lugar de trabajo y que utilizan la línea eléctrica como medio de transporte de la señal.

¿Cómo funcionan?

El funcionamiento de los dispositivos PLC es bastante sencillo. Básicamente, el punto de acceso se conecta al dispositivo PLC mediante un cable Ethernet y éste se enchufa a la red eléctrica. La señal viajará por la línea eléctrica hasta otro dispositivo PLC ubicado en la zona en la que se necesita ampliar la señal, el cual actuará como punto de acceso secundario.

Pros y contras de los dispositivos PLC

Pros:
  • No requieren de configuración: una vez conectados, los dispositivos PLC hacen el trabajo por sí solos.
  • Mejoran la calidad de la señal: al trabajar por la red eléctrica, se evitan posibles interferencias.
  • Amplían considerablemente el alcance de la señal.
Contras:
  • No aptos para todas las instalaciones eléctricas: el funcionamiento de los dispositivos PLC puede verse afectado por la calidad de la instalación eléctrica o la estabilidad de la red.
  • Pérdida de velocidad: cuanto más lejos esté el punto de acceso secundario, mayor será la pérdida de velocidad de la conexión.
  • Posibles interferencias con otros dispositivos eléctricos.

¿Qué dispositivo PLC elegir?

A la hora de elegir un dispositivo PLC, es importante asegurarse de que nuestra instalación eléctrica sea compatible. Marcas como Devolo, TP-Link o Netgear son algunas de las opciones que podemos encontrar en el mercado.

Conclusión

En definitiva, existen diferentes alternativas a los puntos de acceso que pueden ayudarnos a extender la cobertura de nuestra red Wi-Fi. Los repetidores resultan una buena opción si necesitamos extender la señal a una zona específica, mientras que los amplificadores son ideales si queremos ampliar el alcance de nuestra red sin perder velocidad. Por su parte, los dispositivos PLC son una alternativa que utiliza la instalación eléctrica de nuestra casa para ampliar la señal. Es importante tener en cuenta que cada alternativa tiene sus propias ventajas y desventajas, por lo que debemos elegir aquel dispositivo que mejor se ajuste a nuestras necesidades y preferencias. En cualquier caso, contar con una buena conexión Wi-Fi es fundamental para poder disfrutar al máximo de nuestros dispositivos y aplicaciones, tanto en el ámbito personal como profesional.